Policias procesados e investigados por corrupción

La Suprema Corte de Justicia deberá pronunciarse sobre una casación presentada ayer por el abogado penalista Daniel Lamela, donde pide la nulidad de los procedimientos de la banda policial de la Zona IV en la investigación de un homicidio. Lamela pidió la libertad de un adolescente acusado por la Justicia en base a “pruebas plantadas”.

El documento, que fue presentado ayer ante la Corporación, señala que el menor de edad fue encarcelado por un homicidio que no cometió. En su contra, dice Lamela, se utilizaron pruebas falsas y allanamientos irregulares realizados por los policías hoy procesados e investigados por la Fiscalía por robar “bocas” de drogas mediante allanamientos truchos. Es decir, los policías engañaban a fiscales solicitándoles allanamientos a viviendas para robar dinero de narcos.

El menor defendido por Lamela también fue acusado en forma irregular por los policías de la Zona IV de cometer una rapiña junto con “el Pato Feo” y darle cobertura durante sus fugas de la cárcel. Pero, por ese caso, no recibió una sentencia de la Justicia de Adolescentes.

En primera instancia y un Tribunal de Apelaciones ratificaron la prisión del menor, pese a que Lamela denunció irregularidades en el allanamiento en la casa del adolescente, en la recolección de pruebas (municiones) y en la designación de cuatro testigos protegidos encontrados por los efectivos de la Zona IV.

Esos testigos fueron validados por la Fiscalía y la Justicia, según señala Lamela en su escrito de casación. Y advierte: “Muy lamentablemente, varios de los atropellos, abusos, ilegalidades y delitos cometidos por la asociación para delinquir policial tuvieron un correlato fiscal y judicial”.

Agrega que la “prueba plantada” y la “simulación de incautación” de municiones fueron denunciadas en autos (en el Juzgado), reiteradamente, en audiencia y por escrito, ante la Fiscalía y la Sede de Garantías”.

Deja un comentario