PERCIBALLE SOLICITÓ 25 AÑOS DE PRISIÓN PARA JOSÉ GAVAZZO POR EL HOMICIDIO DE JULIO CASTRO

La Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad, a cargo del Fiscal Ricardo Perciballe, solicitó que se condene a José “Nino” Gavazzo a 25 años de penitenciaría por el homicidio del maestro Julio Castro, ocurrido en 1977.

En 2015 la Suprema Corte de Justicia absolvió a Ricardo Zabala, quien había sido procesado en 2012, al considerar que no existía prueba de su participación en el asesinato.

La desaparición. De acuerdo con el texto de la acusación publicado por Fiscalía de la Nación, “el Maestro Julio Castro fue una persona pública, destacada y comprometida con las causas sociales, razón por la cual fue objeto de investigación y persecución por las fuerzas represivas de aquellos años”.

El primero de agosto de 1977 fue detenido en la vía pública y trasladado al centro clandestino de detención de la “Casona de Millán”, donde fue sometido a colgamiento e interrogatorios. Dos días después falleció a causa de las torturas recibidas, sin recibir atención médica.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos había pedido explicaciones al gobierno uruguayo poco después de la desaparición de Castro, y las autoridades revelaron que había abandonado el país, historia que no se pudo sostener, por lo que la Comisión concluyó que el gobierno era el responsable de la desaparición forzada del Maestro.

Fue recién el 21 de octubre de 2011 que el Grupo de Investigación de Arqueología Forense (GIAF) encontró los restos del maestro en un enterramiento clandestino realizado en el Batallón 14 de Toledo.

Luego del hallazgo se conformó una Junta Médica para analizar los restos, lo que determinó que la muerte se debió «a disparo de arma de fuego a nivel craneal (…) Si bien las lesiones óseas descriptas explican por sí solas la muerte no puede descartarse otros mecanismos lesionales asociados».

Gavazzo. La Fiscalía acusó a Gavazzo por un delito de homicidio muy especialmente agravado en calidad de co-autor porque entienden que el operativo estuvo dirigido por el militar retirado.

Según el documento, uno de los soldados que capturó a Castro había confesado que Gavazzo era el jefe en ese momento y que “nada de lo que se hiciera allí era sin su consentimiento”.

“El encausado debe responder como co-autor de un delito de Homicidio muy especialmente agravado, conforme a lo que se procederá a desarrollar. Como fuera reseñado supra, se desconoce quién o quiénes fueron los autores materiales de tan vil acto. No obstante, ha quedado acreditado el organismo represivo que orquestó su aprehensión y reclusión, así como quien estaba al frente del mismo al momento que ello aconteció,” lee el texto de la acusación.