La Historia sin fin

Bastián Baltasar Bux es el primer protagonista de la historia; es quien encuentra el libro y lo lee escondido en el desván de su colegio. A la mitad del libro, Bastián se vuelve un personaje de La historia interminable, entrando en Fantasia. Es investido con el amuleto ÁURYN, que le concede deseos. La Emperatriz Infantil le dice que cuantos más deseos pida, Fantasia será más grande. Pero Bastián no sabe que por cada deseo que pide, enriqueciendo Fantasia, uno de sus recuerdos desaparece. Confundido por la hechicera Xayide, traiciona a la Emperatriz Infantil y ataca la Torre de Marfil, hiriendo de gravedad a Atreyu. Casi sin recuerdos, y sin la posibilidad de pedir nuevos deseos, Bastián pasa por casualidad por la La Ciudad de los Antiguos Emperadores. Se embarca con los Yskálnari a través del Mar de Niebla, pasa una temporada en la Casa del Cambio junto a Doña Aiuola y finalmente pasa un largo tiempo trabajando en las entrañas de las minas del Minroud de Yor, buscando una imagen, un sueño olvidado, que lo ayude a encontrar su Verdadera Voluntad y así volver al mundo real. Con la ayuda de Fújur y Atreyu, regresa al mundo real como mejor persona, capaz de amar, llevándole de las Aguas de la Vida a su padre lo cual era su más profundo deseo. Bastián y el librero Koreander intercambian historias de sus aventuras en Fantasia. Koreander revela que una persona puede volver a Fantasia tantas veces como quiera, pues todos los libros son puertas a Fantasia, y que puede ver a la Emperatriz siempre que pueda pensar en nombres para ella. También sugiere que Bastián le enseñará a otros el camino a Fantasia.